0

La magia de los AirPods tras una semana con ellos

Airpods

Hacía mucho tiempo que quería comprarme los AirPods.

Cuando salieron a finales de 2016, sinceramente, no me llamaron la atención. Los veía como unos EarPods a los que simplemente habían cortado los cables.

Lo sé, nada que ver, pero fue la sensación que tuve en ese momento.

Pasó 2017, y los seguía viendo caros para las funciones que podían tener, no era algo que anhelara tener, como sí me había pasado con otros productos de Apple.

Pero, a finales del año pasado, después de los felices comentarios de quienes los poseían, empezó a picarme el gusanillo.

Así que la semana pasada no pude resistir la tentación y los compré.

Había esperando un tiempo prudencial por si en la Keynote del pasado día 27 de marzo se lanzaban los tan esperados AirPods 2, pero como no había atisbo de ello, me decidí, pese a no estar 100% convencida.

Configuración de los AirPods

Es sumamente fácil. De verdad.

Así como otros dispositivos cuesta sudor y lágrimas emparejarlos, y casi nunca se consigue a la primera, con los AirPods sucede todo lo contrario. Simplicidad es la palabra que mejor lo define.

Los AirPods vienen precargados, y solo tienes que abrir la cajita al lado del iPhone, iPad o Mac y ¡listos!

En la pantalla aparecerá una foto de los AirPods dentro de su cajita y debajo conectar.

¡Ya los tendrás emparejados! Es más, una vez realizado con un dispositivo, si los tienes vinculados con iCloud, ya estarán emparejados con todos. ¡Una gozada!

 

Comodidad y calidad del sonido

Cada auricular es independiente, de manera que puedes ponerte uno de los dos o ambos.

Pesan muy poco, y cuando los tienes en los oídos prácticamente te olvidas que los llevas.

El cilindro lleva un micrófono que apunta hacia la boca.

Debes guardar los AirPods en el estuche cuando no los lleves puestos. De esta manera se mantienen cargados y a salvo de perderlos.

El estuche es bastante pequeño (yo pensaba que era más grande) y cabe sobradamente en un bolsillo. También dispone de unos imanes para mantener sujetos los AirPods.

AirPods

Los auriculares se mantienen firmes en tus oídos, y no se caen aunque corras o saltes. Al menos a mi, no se me han caído.

En cuanto al sonido, he de decir, que es parecido a los EarPods. Suenan bastante bien, pero no esperes grandes matices, aunque por el precio debería ser así.

Alcanzan las 5 horas de autonomía, bastante bien por el tamaño que tienen. El estuche almacena 24 horas de carga, y solo guardando los AirPods 15 minutos dentro del estuche da para 3 horas de autonomía.

 

La magia de los AirPods

Los AirPods son capaces de detectar que estás hablando por las vibraciones que generas al hacerlo.

La tecnología de cancelación de ruido funciona perfectamente, los micrófonos captan el sonido de tu voz, filtrando el ruido externo.

Pero lo que vale su precio en oro es la integración con Siri y el Apple Watch.

Para mi es la combinación perfecta.

Solo debes dar dos toquecitos en uno de los auriculares para que se active Siri.

Dándole instrucciones podrás pasar a la siguiente pista o a la pista anterior, subir o bajar el volumen, poner pausa, …

Si mientras estás escuchando música o podcasts, por ejemplo, y entra una llamada, podrás contestarla dando también un par de toquecitos en cualquier auricular.

AirPods

Además, mientras estás utilizando los AirPods te quitas uno, la reproducción se pondrá en pausa, y al volvértelo a poner, se pondrá en play automáticamente.

Imagínate si todo esto lo combinamos con un Apple Watch, desde tu muñeca podrás controlar tus AirPods también.

Podrás subir o bajar cómodamente el volumen, pasar a la siguiente o a la anterior pista, poner pausa. ¡Súper cómodo!

Entre Siri y el Apple Watch no notas que falte los controles en los mismos auriculares. No echas de menos tener el control de la reproducción en el mando, como si tenías en el EarPods.

 

Pros y contras

Si resumo en una sola palabra mi experiencia: perfectos.

Son perfectos para el día a día, cómodos de llevar, no pesan ni te enteras que los llevas puestos.

El estuche es pequeño y ligero, y además carga los AirPods y les da autonomía con tan solo guardarlos 15 minutos.

El tacto y los acabados son muy agradables.

Al realizar llamadas el micrófono funciona muy bien, filtrando el ruido de fondo.

Quizás lo más justo es el sonido, pues por el precio esperaba algo más de calidad.

En ningún momento he echado de menos los controles físicos, con Siri o el Apple Watch lo he podido gobernar todo a la perfección.

Es un cambio de mentalidad.

Y lo mejor, no tener cables entre el móvil y los auriculares, olvidarte de ellos al abrocharte la chaqueta sin el peligro de pillar el cable con la. ¡Una gozada!

Después de una semana usándolos, ni se me ocurre salir de casa sin ellos. Me arrepiento de no haberlos comprado antes.

Si aún sigues dudando como hacía yo hasta hace poco, te los recomiendo al 100%.

No te preocupes si en junio salen o no nuevos modelos.

Podrás seguir utilizándolos, pues son muy cómodos.

Además, no son exclusivos para iOS, también puedes usarlo con un dispositivo Android, pero no tendrás a Siri contigo.

¿Qué auriculares usas tu? Cuéntamelo en los comentarios, me encantaría que charláramos un rato.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Patty Texidó

Mi nombre es Patty y soy una apasionada de toda tecnología. Si quieres sacar mayor partido a tus gadgets no dudes en seguirme. Búscame en las redes sociales, me encontrarás como Inspectorageek, deja un comentario o escríbeme un correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *